Identificación

Kepa Matilla (Psicoanalista - Psicólogo clínico) y Ana Lucas (Psicoanalista - Psicóloga)

domingo, 29 de mayo de 2016

Sáez Aguado defiende la coexistencia del psicoanálisis y la psiquiatría clínica moderna en el Sacyl


  • El consejero de Sanidad reconoció que hay muchos representantes de La Otra Psiquiatría en Castilla y León, de los que muchos de ellos ejercen en la red pública y están cómodos con el sistema


Ical - viernes, 13 de mayo de 2016

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, defendió en Valladolid durante la inauguración de las XIII Jornadas de la La Otra Psiquiatría la coexistencia del psicoanálisis, más centrado en el paciente, con la psiquiatría moderna en la organización de la Salud Mental del Servicio Público de Sanidad de Castilla y León (Sacyl). "Tenemos un sistema que facilita el componente profesional con diferentes orientaciones porque los aspectos más somáticos y biológicos deben ser compatibles con los psicológicos", apuntó.

En ese sentido, Sáez Aguado reconoció que hay muchos representantes de La Otra Psiquiatría en Castilla y León, de los que muchos de ellos ejercen en la red pública y están cómodos con el sistema.

El consejero apuntó que La Otra psiquiatría es un movimiento "interesante" que no forma parte del discurso hegemónico de la psicología y psiquiatría clínica ya que su "centro de atención" son los pacientes más que la enfermedad en sí.
No en vano, recordó que estos profesionales apuestan por el contacto clínico con los enfermos y no solo por los diagnósticos y los tratamientos, tal y como propugna la psicología clásica y el psicoanálisis. A su juicio, es una práctica "muy higiénica" para la atención a la Salud Mental.

Además, destacó que es un movimiento preocupado por la formación de residentes en Psiquiatría y Psicología Clínica y es algo que valoró al considerar que es un "muy buen complemento" para los profesionales. Y que, precisamente, una parte importante de esos profesionales que apoyan La Otra psiquiatría provenga de Castilla y León, en concreto de Valladolid.
Uno de ellos es el especialista en Psicología Clínica del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid, José María Álvarez, que apuntó que La Otra psiquiatría es un movimiento no hegemónico pese a representar los valores de la "auténtica clínica" psicológica y psiquiátrica frente a la "psiquiatría oficial que no nos interesa".

Álvarez, que también es organizador de las jornadas que tienen hasta este sábado en Valladolid, manifestó que con el tiempo habrá un giro entre ambas prácticas. Sobre todo, una vez que la psiquiatría hegemónica "con todo el poder del mercado, los laboratorios y las cátedras universitarios se acabe aburriendo de sí misma".

En ese sentido, aseguró que se trata de un discurso "repetitivo" que no atrae a los residentes que acuden a formarse en Psiquiatría y Psicología Clínica en los hospitales. En su opinión, "todo lo que van a hacer en su vida profesional lo aprenden en unos meses con unas recetas y unas técnicas, por lo que se sienten estafados al ser una especialidad plana".
Este especialista en Psicología Clínica reconoció que el movimiento que defienden tiene un recorrido lento, por lo que habrá que esperar a que esta tesis llegue a las facultades de Medicina. "A lo largo de la historia de la clínica siempre ha habido un movimiento pendular que va de lo psíquico a lo somático y ahora estamos en el momento más alto de lo somático, del cerebro y la neurofisiología que llegará su desgaste", aseveró.


Uso de medicamentos

José María Álvarez reconoció la necesidad de utilizar los fármacos para el tratamiento de los enfermos que atienden los servicios públicos de salud. Eso sí, no los consideró "prioritarios" porque abogó por mejorar la relación con los pacientes para "conocer su sufrimiento" o los tipos de dispositivos asistenciales.
"Eso es mucho más terapéutico que dispensar medicamentos porque la solución farmacológica se convierte al final en un problema más", sentenció. También, declaró que el facultativo "siente gran poder" al administrar tratamientos, recomendaciones o dar bajas o ingresos pero, a su juicio, es un "títere en manos de una ideología pseudocientífica y de unas grandes corporaciones de laboratorios que usan al médico para extender el comercio de los medicamentos".

No hay comentarios: